top of page

El Ministro de Cultura y Turismo, Federico Posadas  acompañado por el Secretario de Cultura, José Rodríguez Bárcena  y el Coordinador de Gestión Cultural, Luis Canciani y junto a los artistas Juan Carlos Entrocassi y Marta Fassinato, presentaron el Programa Maestros y Discípulos, que tiene la finalidad de concretar encuentros interdisciplinarios los reconocidos artistas, antes mencionados. El primer encuentro tendrá lugar el próximo 30 de mayo.



Durante el lanzamiento, Posadas  coincidió con el artista plástico Entrocassi que los encuentros “intergeneracionales” ayudan a “recuperar identidad” y subrayó  que “a poder  hacer consciente nuestro inconsciente colectivo que es un poco lo que hablábamos”.


Puntualizó que “somos esta multiversidad de culturas que dialogan dentro de esta Provincia tan rica, con 10.000 años de interculturalidad, con todo lo que representó el Éxodo, con todo lo que representaron las últimas generaciones que tanto dejaron para que hoy seamos lo que somos”.


Los encuentro manifestó que “ van a dar la posibilidad de que las nuevas generaciones vayan llenando de contenido los nuevos formatos que son modernos, que tienen tecnología, que tienen nuevas formas de expresión pero que por ahí lo que están necesitando es la construcción de ese contenido para poder articular, para darle sentido, para entender de dónde venimos y en función de eso para saber hacia dónde vamos así que estoy seguro que va a ser una gran experiencia”.


El titular de la cartera de Cultura y Turismo auguró resultados altamente positivos; felicito al equipo de la Secretaria de Cultura por la iniciativa y renovó el compromiso de generar desde el Gobierno el incentivo necesario para que se multiplique.


Por su parte, el Secretario de Cultura, José Rodríguez Bárcena, señaló que las convocatorias se van a realizar a lo largo del año con los distintos referentes y agregó que “ vamos a propiciar estos encuentros, tanto en espacios de formación académica, de formación docente, de formación de quienes están transitando este camino de las artes, como formación profesional, como formación vocacional, y también lo vamos a replicar en espacios dependientes del Ministerio de Cultura y Turismo para que la convocatoria se abra al público en general”.


Por su parte, el Coordinador de Gestión Cultural, Luis Canciani, detalló que  el primer encuentro será el próximo jueves 30 de mayo,  en la en la Escuela provincial de Arte “Medardo Pantoja”, y estará dirigido a  los estudiantes y docentes de 4 y 5 año  y mencionó que la actividad fue organizada en forma coordinada entre la Secretaria de Cultura y el Área de Modalidad de Educación Artística dependiente del Ministerio de Educación.


Mientras que el 6 de junio, a partir  de las 19 horas, el   encuentro será replicado en el Centro de Arte Joven Andino (CAJA) abierto para el público en general y especialmente a los artistas, donde además de los artistas Entrocassi y Fassinato  participaran, especialmente invitados, el arquitecto Sergio Zago y el maestro curista Inocencio Garzón.


“Van a compartir  reflexiones en el intercambio de conocimientos de cada una de las perspectivas” remarcó  Canciani. Remarcó finalmente que se continúa trabajando para que el programa provincial llegue a  las distintas regiones.

Por su parte, entre algunos conceptos la artista Marta Fassinato expresó que “escuchar los interrogantes que puedan tener los alumnos y compararlos, establecer una especie de parangón entre la experiencia que hemos tenido nosotros;  si es que en realidad ha habido una cierta evolución dentro del quehacer” .


Finalmente Entrocassi, entre sus palabras, agradeció la convocatorio y felicitó la implementación de dicho programa provincial ofrece un espacio para que “planteemos cosas, planteemos temas que hacen, creo, a la vida de todos nosotros (artistas), al paralelismo o a la interrelación que puede existir entre una expresión como la escultura, como la pintura, llevado también al plano de la música, de la danza, de la cultura”.

3 visualizaciones0 comentarios

| ENTREVISTA |


Decir que sí a todo y estar siempre disponible para los demás, no es un signo de empatía y servicio. Muchas veces, el exceso de complacencia, revela que idealizamos al otro, priorizando deseos ajenos, por encima de los propios. Si esta definición te resuena, te recomiendo que sigas leyendo la entrevista que le hicimos a Flor Buil, psicóloga y coach, quien nos da una guía para descubrir si somos demasiado complacientes y entender cómo este comportamiento puede anular nuestras propias necesidades.




Flor Buil. Psicóloga y coach.

Flor Buil es psicóloga y coach. Su misión es empoderar a las personas a liderar sus vidas y encontrar su mejor versión. Argentina de origen, cuando se casó comenzó a viajar y residir en diferentes países, como Tailandia, Inglaterra y hace ocho años, Estados Unidos. Todas estas mudanzas fueron producto de la decisión de acompañar a su marido en diferentes oportunidades laborales. Y, esta elección de acompañar proyectos de otro, le hizo replantearse sus propios proyectos, sus propios deseos, y descubrir que una decisión siempre tiene consecuencias: “A lo que digo que sí, asumo las consecuencias de decir que sí. Pero pongo mis propias reglas”, comenta.


Desde Nueva York, a través de un vivo de Instagram directo con Jujuy, Argentina, conversamos con Flor, con mucha espontaneidad, comprensión y compasión, porque ¿Quién no se vio alguna vez diciendo que sí, cuando quería decir que no, o se relegó para “no quedar mal con alguien”? De esto va esta charla, que seguro te espejará desde algún lugar.



Flor Buil. Psicóloga y coach.

¿Cómo definirías a una persona complaciente?


Son personas que no le pueden decir no a nada, porque cuando hacen algo por ellas mismas, se sienten culpables.


La complacencia tiene base, especialmente en personas que tuvieron un trauma. Un trauma es una situación que no es acorde o apropiada para la edad. Ejemplo: Te quedas con tus cinco hermanitos, y vos mayor, tenés que cocinar. Esto se naturaliza porque en la infancia hay una sobre adaptación y cuando lo traen a consultas, lo minimizan, “es lo que me tocó”. Pero no hubo espacio para el juego o el disfrute. Todo era en miras de qué le pasaba al adulto. El trauma es desde la mirada del niño. No tienen que ser sí o sí cosas trágicas, como una violación. A veces son cosas como un mal manejo de la enfermedad que tenía nuestra madre. O una separación, que tal vez no fue traumática pero como no fue explicada como “quédate tranquila, a vos no te va a pasar nada”. De alguna forma, el chico se queda con un trauma, con una herida, y las máscaras: “tengo que ser totalmente ejecutiva, o tengo que ser totalmente racional…” Lo que el chico piensa es, “mi papá me quiere porque yo soy la buena”. Y cuando somos grandes, esa sensación constante de “yo soy una mina insatisfecha con todo lo que tengo”.


¿Eso lo vemos de grande?


¡A veces ni de grandes! Vamos buscando imágenes de esta sobre adaptación. Muchos ataques de pánico vienen por la sobre responsabilidad de pensar que, si no hago la última presentación, se va a caer la empresa. Idealizamos los roles de los otros también. Los ponemos a los otros ahí arriba.

Cuando tratamos de evitar el conflicto externo, nos empezamos a crear un conflicto interno.


¿En qué momento nos damos cuenta que esto nos hace sufrir? ¿Sentir que no me estoy escuchando, que pierdo la noción de mis propios deseos?


El despertar que tenemos todos viene de diferentes lugares, capaz ves a una pareja divina y te llama la atención porqué se tratan tan bien, y quizá eso te sirvió de inspiración: “Yo quiero tener eso”. Otros con una enfermedad. Hay gente que necesita patear todos los tableros para darse cuenta que eran ellas las que tenían que cambiar algo. Ahí hay un acto muy grande de humildad que necesitamos tener.


Lo que sí pasa es que no querés tener más sufrimiento. Empezás a reconocer que el poder de cambio está en vos. Eso es mágico. Cuando entendés que sos vos y que tenés todos los recursos. Pero para llegar a eso tenés que empezar a reconocer que podés auto calmarte, sino somos una bomba molotov que va acumulando. Es entender que tenemos la capacidad propia, un camino de autoconocimiento. No nos conocemos, estamos tan desconectados porque estamos siempre mirando otras cosas. A nadie le preguntan en el colegio qué tenés ganas de hacer, por ejemplo.


Flor Buil. Psicóloga y coach.

¿Cuáles son algunas señales para saber si estamos siendo demasiado complacientes?


  • La típica es cuando quise decir que no y estoy traumadísima diciendo sí absolutamente a todo. Estamos diciendo sí a todo, con la mirada puesta en cómo el otro se va a sentir, y no pensamos ¿por qué estoy haciendo esto, para quedar bien, para que el otro me quiera? Cuando nos animamos a decir que no, largamos una cantidad de explicaciones innecesarias.

  • Idealizar a los demás, las vidas ocupadas que tienen, en cambio yo puedo rápidamente acomodarme.

  • Vivimos en un resentimiento muy grande. Renunciamos a lo nuestro para hacerlo por el otro. Somos extremadamente positivas con sí, voy a poder hacer lo mío en 10 minutos y hago lo tuyo, y luego somos muy pesimistas, empezamos a ver que no tenemos tiempo para nada.

  • Tenemos una expectativa muy alta de que las cosas hay que hacerlas muy específicas.

  • Hay algo que es clave: Si detectan una incomodidad, es que esto es complacencia.

El extremo de la complacencia es tener nuestras vidas en pausa.


Y si nos damos cuenta de que tenemos este patrón de acción, ¿cómo podemos empezar a cambiarlo, a poner límites a los demás?


Poner un límite es fácil cuando te diste cuenta de lo que es importante para vos, por qué lo estás haciendo. Y también no pretender que cuando pongamos un límite, no sintamos culpa. Ponemos límite y sentimos culpa, se acabó.


La culpa es hasta que te adaptes. Es aguantar la incomodidad. Somos como niñas adultas. No quiero sentir incomodidad, ni rechazo ni frustración. Todo lo referimos a ese momento de la infancia y estamos muy dolidas, sentimos frente a todo que nos vamos a desvanecer. El temor a la pérdida de las relaciones es terrible, de amistades, de pareja, no hay forma de que lo podamos tramitar.


Muchas de las mujeres complacientes fuimos niñas adultas, porque no pedíamos nada, todo lo hacíamos bien, después cuando crecemos, nos convertimos en niñas adultas: no queremos tomar ninguna decisión por nosotras mismas, porque no queremos aceptar las consecuencias de lo que elegimos.

Si entendemos esto hay gran parte de solución.


Flor Buil. Psicóloga y coach.

¿Y qué sucede cuando empezamos a cambiar, a priorizarnos, a darnos a nosotras mismas antes que a los demás?


Una de las cosas que veo un montón es que en terapia empiezan a hablar más de ellas, de las dificultades que tienen y ya no hablan de lo demás.


Otra cosa que veo es un nivel de orgullo de haber logrado algo para ellas. El compromiso con ellas empieza a ser altísimo y ahí es donde se dan cuenta que pueden darse a los demás. ¡Ah! Si me comprometo conmigo de la misma forma y con la misma intensidad que lo hago con otros, ya está. Se dan cuenta que el poder lo tienen ellas.


Lo importante es primero, darte a vos, llenarte a vos de vos misma, para después brindarte al otro. Si no estás dando algo vacío. Yo necesito darme para después dar a los demás lo mejor de mí.


¿Cómo me contacto con Flor?


Flor brinda sesiones individuales y grupales y ofrece diferentes programas para trabajar temas puntuales. Toda la info la encontrás en su página web: www.florbuil.com



 

por Raquel Abraham

Periodista y comunicadora. Amo contar historias inspiradoras. Fotos: Web de Flor Buil.

56 visualizaciones0 comentarios

Carlos Burgos es escritor, conferencista, y ante todo, comunicador de desarrollo personal, espiritualidad y expansión de conciencia.


Carlos Burgos

El crecimiento personal es un tema que le apasiona a Carlos, porque él mismo ha tenido una larga y prolífica búsqueda de su propia verdad, y eso lo llevó a viajar solo por el mundo, a indagar en el modelaje, la actuación, el periodismo, entre muchas otras actividades que resonaban con él.


Toda la experiencia adquirida, lo impulsó a querer compartirla con el mundo, para ayudar a otras personas a encontrar su propio camino, a pensarse “fuera de la caja” y a dar a luz su voz más auténtica.


A través de una cálida entrevista por Instagram, Carlos desde España, yo desde Jujuy Argentina, pudimos conectar y conversar sobre la vida misma, con una premisa que sirvió de disparador, pero que derivó en diversos sitios, y en frases memorables, como nos tiene acostumbrados Carlos: “Cómo construir tu realidad desde tu verdad”. Allá vamos.


En primer lugar, ¿Cómo has ido construyendo tu propio camino, tu realidad desde tu verdad? Has hecho muchísimas cosas para llegar a ser el Carlos de hoy…


Me gusta unir puntos hacia el pasado. No sé muy bien porqué estoy haciendo esto, pero en algún momento, mirando para atrás tendrá sentido. Muchas veces hice cosas sin saber por qué, con la sensación de estar perdiendo el tiempo, de estar perdiendo mi dinero, y muchas cosas.


¿Cómo arrancó todo? Arrancó con una ruptura sentimental que me llevó a hablar de relaciones de pareja y escribir sobre el amor. Charo Vargas (la popular “Charuca”) me llama el Doctor Amor. (Risas)


Pero luego llega un momento de que las relaciones son una mera capa, las relaciones son una proyección más de algo más grande que está dentro de ti.


Carlos Burgos

¿Cuál es la clave para comenzar a tirar de la punta del hilo del ovillo y llegar a nosotros?


Creo que la clave es no tener ninguna clave. Si estamos repletos de ruido es muy difícil que podamos tomar decisiones propias.


Nuestra energía está definida en una frecuencia concreta. Cada una de las personas estamos diseñadas para algo. Ese algo no se define a través de la información que encontramos fuera. Y eso no se encuentra afuera. Este ser esencial genuino se revela con b y con V, rebeldía y revelación, a través del silencio, a través del frenar, escucharte. NO estamos dispuestos por herencia socio cultural a poner el pie en el freno de mano. Hay un miedo ancestral.


Tenemos miedo de desanclarnos del patrón habitual. Entonces cruzarnos de brazos para pensar, a ver qué puedo hacer con mi vida, es una cosa que nos da mucho miedo. Preferimos estar enrolados en un trabajo, relaciones, etc.


Muchas veces creemos que la realidad exterior nos determina, y hasta pasamos a ser espectadores de nuestra vida. ¿Cómo hacemos para animarnos para animarnos a tomar las riendas y diseñar nuestro camino?


El primer paso tiene que ver con una visión. Yo empecé con la relación interpersonal para pasar a la inter-objetal. Empecé a ver todo esto desde un prisma cuántico, esencial. La física de partículas es una verdad incontrovertible, cada uno es el creador de su su realidad. El observador crea lo observado. Ese es el primer paso para anclarme. Veo una profunda inestabilidad en la política, sociedad, comunidad. No nos damos cuenta de que esa realidad y el espectro de energía de nuestro alrededor es una impregnación del pasado. Cada cosa que vemos estuvo antes en la mente de una persona. La realidad es interior.


La confrontación es: mi realidad, hacia la que me quiero dirigir, ¿tiene la suficiente fuerza como para batallar con esta realidad rígida, pesada, burocrática? Si yo estoy pensando en lo pesado o en la queja, estoy en el conflicto, y hace que me enfoque más en la realidad física inamovible y no en la realidad maleable que hay dentro de mí. Primer paso ineludible: quiero ser coherente.


Estamos hablando de una realidad constatable. En el momento en que te centras en tu realidad y te acercas cada día sin importar la validación externa o el púbico, la vas expandiendo y se densifica y se hace realidad. Primer paso, cree en ti.


Carlos Burgos

Fuiste probando diferentes trabajos a lo largo de tu vida. Estas experiencias ¿te sirvieron para encontrar tu propia voz, el Carlos más original?


Venimos de vidas muy reprimidas, especialmente en España. Tenemos raíces debilitadas que no han apoyado vidas alternativas. Sentimos bastante miedo a la hora de lanzarnos a algo distinto.


Si fuéramos conscientes de muy pequeñitos de quiénes somos, entonces no haría falta tanto rebote por la vida.


En el colegio me daban premios por escribir y por charlar. Y luego lo cincelas a fuerza de acercarte a lo que quieres. Pero no es necesario, si sabes bien quién eres, puedes quedarte en un sitio y tener suerte, y a los 25 estar muy fuerte, como yo hoy a los 47.


Has viajado mucho. ¿De qué te sirvió viajar solo? ¿Te encontraste con una nueva versión de vos mismo?


Cuando viajas, el paradigma cambia por completo. Porque el esquema al que estás acostumbrado se quiebra por completo. Nada de lo que sucede, para ti es confort. Se te plantea un esquema inusual muy duro y difícil. Entonces tu cerebro tiene que crear herramientas nuevas. El proceso de desarrollo personal lo aceleras.

Carlos Burgos, en uno de sus tantos viajes.

¿Por qué nos dan tanto miedo los cambios?


Yo hablo en términos biológicos de por qué se produce el miedo. Somos conciencias densificadas encarnadas en un cuerpo humano. Y el cuerpo manda. El cuerpo se rige por la ley del mínimo esfuerzo. Los músculos y el cerebro consumen agua y glucosa. Cuando estoy frente a un cambio, estoy prestando atención consciente al cambio. Cuando prestamos mucha atención consciente a la vida,


Nuestro cerebro está a full, y consume más agua y glucosa. Entonces lo más fácil para el cerebro, es decir, no quiero cambios. Y en realidad todos los cambios son miedos a un miedo esencial; el miedo a la muerte, disfrazado a diferentes pérdidas. Y creo que es necesario estar en contacto con esa realidad, porque al final es de liberación y trascendencia, es más vital que la propia vida.


Cuando uno cambia, ¿tu entorno puede sentirse amenazado? ¿Hay que estar dispuesto a “pagar un precio” por el cambio que estamos haciendo?


Sí. Publiqué hace poco “Poda viejas raíces”. Alguien me dijo: “lo único que has hecho es dejar cadáveres por el camino”.


Muy poca gente me quiso acompañar. La gente me decía “¿cómo has tenido el valor para romper con lo que venias trabajando?”. Las decisiones drásticas tienen que ver con mi personalidad. Yo soy de pensar que la vida no es un museo y me gusta ir con lo último en marcha, pero es inevitable que se pierda gente por el camino. Habrá relaciones que puedas ponerles una X rápido y otros que es muy doloroso.

Carlos Burgos

Carlos Burgos On Demand


Si querés conocer mejor a Carlos y profundizar en su mensaje, lo mejor será que esperes la aparición de su nuevo libro, “47”. Allí, dice él, encontrarás lo mejor de sus experiencias, resumidas en esa publicación.


De todos modos, podés seguirlo también en su Instagram, @carlosburgos, donde cada día reflexiona, de un modo ágil y divertido, sobre algún temita de la vida y las relaciones, que seguro, no te dejarán indiferente.


Además, toda su trayectoria y servicios, los podés conocer en su página web: centropuntocero.com


 

por Raquel Abraham

Periodista y comunicadora. Amo contar historias inspiradoras. Fotos: www.centropuntocero.com

40 visualizaciones0 comentarios
bottom of page