• Raquel Abraham

La magia de lo cotidiano

| Editorial |

¡Bienvenido Agosto! Un mes especial para quienes vivimos en las regiones andinas. En Jujuy el 1 de agosto celebramos el Día de la Pachamama, una tradición heredada de las culturas originarias que fue transmitida de generación en generación.


Se trata de la ceremonia de agradecimiento a la Madre Tierra por los frutos obtenidos, y como reciprocidad y gratitud, le devolvemos los alimentos cosechados, en un sentido ritual que simboliza el darle de comer a la Pachamama

Es por lo que este mes, desde Revista CHE, decidimos hablar de los rituales cotidianos. Aquellas pequeñas ceremonias que reproducimos en el seno familiar, o en un grupo de amigos o junto a personas con quienes compartimos un valor especial, sagrado para cada uno.


Un ritual es la repetición de ciertos actos que representan un mito, que solo puede reproducirse y reafirmarse, a través del ritual. Por ejemplo, cuando alguien cumple años, lo agasajamos, le damos un regalo, le cantamos el “Feliz cumpleaños” alrededor de una torta con velitas, y luego el agasajado sopla las velas, no sin antes pedir tres deseos. Este es un ritual simple, que simboliza la celebración de la vida, el agradecimiento por cumplir un año más. A la vez este ritual tiene elementos esotéricos si se quiere, en el sentido de entregarle el poder a las velas que soplamos, de concretar nuestros deseos.


Lo cierto es que los rituales nos hacen más conscientes y sacralizan nuestra existencia, al darles toda nuestra atención, intención y amor a pequeños actos cotidianos.


La idea entonces de este mes es agradecer y valorar, la cantidad de bendiciones que recibimos a diario, desde el sol que nos roza la piel con su energía vital, el café de la mañana que nos ayuda a despabilarnos, las caminatas a la siesta que nos conectan con nuestra esencia…Son muchas las formas que cobra la magia de la vida, y con nuestros rituales cotidianos, la hacemos presente y le damos una dimensión de sobrenatural.


¿Tenés algún ritual que practiques sola, o acompañada tal vez por hermanas, hijas, amigas, madres y abuelas? Si es así te darás cuenta que lo simple se vuelve mágico.


 

por Raquel Abraham

Periodista y comunicadora.

"Amo contar historias inspiradoras".

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
300-X-300.gif
91136fe2-0ac5-43d0-96e3-29b887d9f74a.jpeg