• Raquel Abraham

Ana Laura Bernard: “Sentirse bien es estar bella”

| ENTREVISTA |


La ex reina nacional de los estudiantes recuerda sus épocas de exposición pública y cómo impactó en su vida adulta. Además deconstruye estereotipos de belleza y nos cuenta su propia definición.


Ana Laura Bernard

Para muchos jujeños, Ana Laura Bernard es la ex Reina Nacional de los Estudiantes (hasta el día de hoy le queda el apodo de “la Demi Moore jujeña”). Pero para mí ella es Anita, la amiga a quien no recuerdo haberla visto por primera vez porque nuestras mamás ya nos hacían jugar cuando usábamos pañales. Vivíamos al frente y simplemente “nos cruzaban”.


Crecimos juntas, tenemos la misma edad y desde siempre hubo un lazo especial entre nosotras. Amábamos jugar todo el día a que éramos personajes de películas de Disney, a las muñecas, a cantar, dibujar. Eran esos tiempos en lo que lo único que nos preocupaba era que se haga de noche y se termine la "magia".


Para mí lo máximo era quedarme a dormir en su casa, porque el dormitorio tenía dos camas de plaza y media que para mí eran gigantes. Yo disfrutaba de la elegancia y solemnidad de las habitaciones, de los adornos y cuadros antiguos. La pulcritud y formalidad con la que fue criada Anita (sus almuerzos eran dignos de una mesa de Mirtha Legrand), mezcladas con mi total espontaneidad y desparpajo, hacían de nosotras una dupla perfecta de mejores amigas.


Anita (Izq.) Raquel (Der.)

Había entre nosotras una suerte de conciencia de que siempre seríamos amigas-hermanas. Y 40 años después, puedo decir con orgullo que seguimos unidas. Vivimos en distintas ciudades, nos vemos una o dos veces por año, pero nos pensamos a diario y sabemos que tenernos mutuamente es un regalo inmenso de la vida. Hoy nos seguimos eligiendo.


Entrevisté a Anita para hablar de los estereotipos de belleza que nos imponen y de cómo sentirnos bellas (entiéndase plenas, cómodas, brillantes) a los 40. Como dije al principio, ella fue Reina Nacional de los Estudiantes, y por un momento pensó que su vida podía girar en torno a ese “título” obtenido. Pero eligió el único camino que nos puede hacer verdaderamente felices: el de la autenticidad.


¿Cómo viviste la experiencia de ser Reina de los Estudiantes a tus 16 años? ¿Qué sentías internamente?


Fue una experiencia hermosísima y creo que la viví muy bien acompañada por mis amigas y mi familia. Fue un juego, para mí fue diversión. También fue un desafío porque tenía que superar esa timidez, de exponerme, desfilar, saludar… Imaginate que ¡le tenía que dar un mensaje a toda la juventud!, en ese momento en que estás en cualquier cosa, no me terminaba de caer la ficha y ya tenía que estar haciendo, notas entrevistas, (risas).


Para mí fue un honor haber representado a Jujuy en distintas fiestas nacionales. Fui una embajadora en turismo. Viaje mucho, conocí y participe de eventos muy hermosos.


Anita cuando salió Reina Provincial de los Estudiantes (1997)

Haber salido reina ¿tuvo influencia en vos en la decisión de qué camino seguir una vez terminada la secundaria?


Por un momento sí. En el último año, cuando entregué la corona, hice algunos desfiles y me gustó, pensé que a lo mejor podía ser por ahí. Me fui a Buenos Aires, acompañada por mi mamá, a probar suerte. Pero cuando llegué a una agencia de modelos (ya ni me acuerdo el nombre) y estaba esperando para que me entrevisten; lo primero que me dijo la mujer que me vio fue: “hmmm, caderoncita”. ¡Hasta ahí llegué!! (risas). Dije chau, no quiero esto, no va conmigo.


Anita cuando salió Reina Nacional de los Estudiantes (1997)

¿Qué les transmitís a tus hijos con relación a su imagen y a lo que consumen en redes como “cuerpos perfectos”?


Lo que siempre trato de inculcarles es que hagan deporte pero no por la belleza del cuerpo. Voy más a lo saludable, a comer sano. Hoy los chicos llevan una vida súper sedentaria. Nosotros en nuestra época caminábamos, andábamos en bici y nuestro rato libre no estábamos con el celular. Hoy en día no. Para mí lo importante es estar bien, y eso se nota. Porque el cuerpo empieza a afinarse y esas cosas te ayudan pero no con fines estéticos, sino por una cuestión de salud. Hacer actividad física te hace que elimines toxinas, porque estás transpirando, es un cable a tierra porque podés sacarte broncas y angustias. Eso te hace estar mejor, más brillante, alegre. Toda actividad que sea tu cable a tierra, (puede ser bailar, pintar, un hobby) hace que una persona esté mejor y esté más bella en su singularidad.


Obvio que la imagen, para mis hijos, es un tema importante, porque hay muchos mensajes que van recibiendo. Lo que veo con mis hijos y con su generación en general, es que tienen la cabeza más abierta. Para mí son grandes maestros. A veces los más grandes estamos mas encasillados en esquemas, patrones y estereotipos.


Anita junto a sus hijos, Emi y Fran, y su pareja, Facu.

¿Cómo te llevas con el paso de los años y los cambios de nuestro cuerpo después de los 40? ¿Cómo te autocuidas para sentirte bien?


A mí me hace bien moverme, salir a caminar, correr, bailo flamenco. Paso muchas horas sentada y me gusta tener la energía de poder salir, caminar, correr. Me gusta decir, “tengo 41 años y puedo trotar, correr, bailar una hora”. Me encanta sentir que puedo hacer actividad física, que me banco un pique. El otro día jugué al básquet y dije, “ah, soy tan mala”. Me gusta querer moverme y que mi cuerpo me responda. Eso me hace bien y se transmite hacia afuera.




 

por Raquel Abraham

Periodista y comunicadora.

"Amo contar historias inspiradoras"

300-X-300.gif
350x350.gif