• Macarena Mulqui

Cómo alimentarnos para subir nuestra energía

| ALIMENTACIÓN CONSCIENTE |


Maternarnos desde la alimentación es ser concientes de lo que nos sube o nos baja la energía. Una vez que nos conocemos, crear hábitos es indispensable.



Maternarse es cuidarse a sí misma y los espacios importantes de la vida, con mucha consciencia y todo el amor posible.

Esto nos lleva a buscar nuestra salud, equilibrio y bienestar. Y para ello debemos conocernos. Es por eso que es importante hacernos estas preguntas:

  • ¿Qué me hace feliz comer y qué como por inercia?

  • ¿Cómo me sientan las diferentes comidas?

  • ¿Qué síntomas tengo? (acidez, reflujo, constipación, retención de líquido, etc.)

  • ¿Cómo es mi tránsito intestinal? Etc. Etc.


Maternarse a sí misma es un arte y como todo arte hay que aprenderlo con paciencia y perseverancia.


La vida misma es cíclica y cambiante por eso nuestros estados de ánimos y disponibilidad nos van cambiando, lo importante es no perder el eje, MI EJE, qué soy yo misma, en esta nueva filosofía de vida. Para estar en tu eje, te recomiendo:


  • Autoconocimiento constante: obsérvate, cómo es tu digestión, tus estados de ánimo.

  • Busca esos espacios de actividad física como más te gusten. Si no sabes por dónde empezar, comenzá recordando qué te gustaba hacer cuando eras chicas (Bailar, nadar, andar en bicicleta, etc.). ¿Me gustan las actividades solas o en compañía? ¿Prefiero en un espacio cuidado o al aire libre? Permitite COMENZAR y respetar esos días y horarios pautados, sin poner excusas de último momento.

Cultiva una forma de crear tu salud, de construirla día a día con pequeños hábitos.

En el autoconocimiento podrías ser pensar y reconocer a ese niño interior que aprendió a relacionarse con la comida, que esa comida nos marca una historia familiar también. ¿Qué lugar tiene el alimento en mi vida? ¿Qué aprendí de mi alimentación en mi niñez? ¿Qué se vivía el rededor de esa mesa familiar? ¿Cuáles eran los mensajes en esas conversaciones?


Esto y muchísimas cosas más son las que fueron formando nuestros hábitos, nuestras elecciones en un comienzo, luego las fui modificando de acuerdo a los cambios en cada etapa de la vida.


En este autoconocimiento también es importante reconocer nuestras debilidades y fortalezas, para trabajar sobre ellas. Con respecto a los hábitos podemos pensar:


¿Cómo es mi ingesta de líquido?: ¿Llego a los 2 litros de agua por día?

¿Consumo frutas diariamente? ¿Cuántas?

¿Organizo mis comidas?

¿Tengo tiempo para las compras o como me organizo para tener los insumos en casa?

¿Cómo preparo mis comidas?

¿Cuánta comida ultra procesada incorporo en mi día a día? ¿Cómo podría reemplazarla?


Y con un pequeño cuestionario que te vaya surgiendo anota las ideas que aparezcan como solución a esos plantes. Intenta ir cambiando de a una por vez y semana a semana podés ir incorporando nuevos desafíos y chequeando que vas por un buen camino, al sentirte mejor y más conectada con esta toma de decisiones constante que vas haciendo con tus hábitos. También es posible nuevos replanteos y nuevas formas de ver las cosas cuando vas transitando este hermoso camino.


Maternarse también es ocuparse de la salud, realizando todos los controles anuales de rutina.

Maternarse no es juzgarse ni buscar culpables de lo que nos cuesta más, Maternarse es aceptarse, quererse y mirarse al espejo con amor, permitiéndonos ser diferentes a los esterotipos planteados por la sociedad.

Maternarse es ir despacio, o a MI RITMO, al que yo puedo en este momento, nada nos corre y tenemos tiempo para disfrutar de este camino.


Y recuerda que todo los pequeños cambios sostenidos en el tiempo nos llevan a grandes metas y a cumplir grandes objetivos.


 

Por Macarena Mulqui. MP 0070

Lic. en Nutrición. Creadora de Bio Jujuy.

300-X-300.gif
350x350.gif